ANIMACULTURAL

Un paseo por las calles de Càlig

Càlig

La historia de épocas pretéritas

Son varios los edificios que encontrarás dando un paseo por las calles de Càlig que te permitirán hacer un viaje en el tiempo. No todos son de la época medieval, pero dadas las inclemencias del paso de los años, te alegrará ver edificaciones de épocas pretéritas. Los pozos, las capillas, el convento o la iglesia de San Lorenzo te esperan con los brazos abiertos para explicarte la historia de Càlig.

Te esperan con los brazos abiertos
Reserva tu experiencia

Renacentista y con elementos góticos

La Iglesia de San Lorenzo

En la calle Major, en medio de Càlig, se alza la iglesia parroquial dedicada a san Lorenzo. Como se hacía en la época, a partir de 1619 la nueva iglesia fue sustituyendo la antigua, de dos siglos antes, a medida que se iba construyendo. Ya no quedan vestigios de la antigua iglesia. Esta es renacentista y combina elementos góticos con un exterior austero.

Es interesante la puerta de entrada, que se encuentra en el lateral de la iglesia porque la fachada nunca se llevó a cabo. Dos pilastras toscanas rodean la apertura del nivel inferior. Sobre la puerta verás el escudo de Càlig, con la cruz, el cáliz y la torre. Encima, san Lorenzo bajo una concha.

Sobre la puerta verás el escudo de Càlig

El proyecto que se había previsto para la remodelación de la iglesia, que comenzó en el siglo xvii, no terminó nunca. Falta la fachada, la capilla de la Comunión, la segunda torre campanario y detalles de ornamentación.

Además, durante la Guerra Civil desaparecieron muchos elementos del interior del templo, como los retablos o el órgano.

Es interesante que te fijes en las gárgolas de cañón y las pilastras de culminan los contrafuertes, que sobresalen del cuerpo de la iglesia. En el interior, el gran entramado de arcos del ábside y la austeridad de la piedra te transportarán al pasado.

Un edificio del siglo xiii

La Torre de Càlig

La vista desde la azotea de la torre de Càlig es impresionante. Desde allí podrás ver las azoteas de las casas, la cubierta de la iglesia y la ermita en medio de los árboles.

Es un edificio construido aproximadamente en el siglo xiii. Tiene las características de una torre defensiva, con un exterior con puerta y aberturas pequeñas, pero de planta francamente grande. A los pies tiene la cárcel.

Una de las torres de centinela del territorio

Podía haber sido una de las torres de centinela del territorio de Cervera del Maestre. Cuando Càlig se independizó de este pueblo y del castillo que lo preside, perdió su función y pasó a ser la casa Capitular. Se sabe porque durante la restauración del edificio, que fue también un almacén e incluso una discoteca, se ha descubierto una inscripción.

Un puente voladizo desde el juzgado

El edificio ha sufrido algunas restauraciones. Se amplió la torre para hacer un cuerpo con escaleras. Y se realizó una cubierta a dos aguas, que fue sustituida por la cubierta plana actual en la última restauración. También se comunicó la torre con un edificio al otro lado de la calle, el juzgado. Mediante un puente voladizo se podía acceder a los pisos superiores de la torre.

La torre tiene un reloj del que se conserva la maquinaria y que es el que marca la hora de Càlig. Durante la restauración actual se han hallado pinturas en las paredes que explican el paso del tiempo desde la época

Un paseo por Càlig

La prisión

A los pies de la torre de Càlig hay una puerta con arco de medio punto y batiente muy grueso de madera que conduce a las estancias de la prisión. Una pequeña ventana con barrotes deja pasar un poco de luz en el interior de la estancia, que incluye un pozo con abertura redonda. Al fondo de este pozo se encerraba a los prisioneros. También había una minúscula estancia, sin luz natural ni ventilación, cerrada por otro portón. Así de duro era el paso de los prisioneros por la cárcel de Càlig.

Un paseo por Càlig

Porta d’en Gil

En la calle del Pont, que sale de la plaza Vella de Càlig, encontrarás la Porta d’en Gil, un puente entre dos edificios. Aunque no lo parece cuando pasas por debajo, es una construcción del siglo xix. Se construyó ya fuera de las murallas medievales.

Un paseo por Càlig

Capilla de la Virgen de los Desamparados

Esta capilla, la de la Virgen de los Desamparados, la encontrarás cuando vayas a comprar dulces a la pastelería del centro de Càlig. Se encuentra en la confluencia entre las calles del Raval y la que lleva su nombre.

Es de finales del siglo XVIII y es la única de las que había habido en el núcleo del pueblo que se ha conservado.

Un paseo por Càlig

Convento de la Santísima Trinidad

En la plaza de los Pous encontrarás el Convento de la Santísima Trinidad. Es un convento de clausura que existe desde principios del siglo xx. Fue fundado por cuatro monjas trinitarias y el vecindario de Càlig se implicó en su construcción. La iglesia que lo acompaña es de 1909. En el interior del convento hay uno de los pozos de Càlig, el de Sant Josep, del año 1905.

Un paseo por Càlig

Pou de les Grases

En el núcleo de Càlig había habido varios pozos que abastecían de agua a sus gentes. El pozo de Les Grases, conocido como el Pou del Racó, es de 1719. Es el más austero de los tres que hay, de planta rectangular con una estructura de piedra con dos columnas. Un arco de hierro entre ambas muestra el lugar desde donde se colgaba la cuerda con el cubo para subir el agua.

Un paseo por Càlig

Pou de les Aixetes

Un frontón de baldosas coloreadas y tres pilas de cerámica forman el Pou de les Aixetes, que data de 1928. El aspecto actual lo tiene gracias a la restauración que en el año 2006 se hizo de la fuente, adosada a un depósito de agua. Varias inscripciones en las baldosas cuentan la historia de Càlig desde su fundación. El depósito también tiene murales hechos con baldosas en las que se muestran varios lugares ilustres de Càlig.

Un paseo por Càlig

Pou de la Vila y escultura Dona calijona

Muy parecido al de Les Grases, el Pou de la Vila también tiene dos columnas, cuadradas y un arco de hierro entre ellas, del que cuelga una polea. La base del pozo es rectangular y contiene un abrevadero en una de las esquinas.

En 2002 el artista F. Valls hizo un homenaje a las mujeres que iban a buscar el agua a la fuente todos los días para llevarla a sus casas. Es la escultura Dona calijona.

Ànima Cultural

Càlig Cultural

Torre de Càlig

Reserva online todas las experiencias y eventos
que se realizan en el maestrat

Reserva tu experiencia